No puede ser posible

Sencillamente no puede ser posible que haya mexicanos que “adoran” a Estados Unidos, mexicanos que hacen lo posible por dignificar la imagen de Estados Unidos, como tratando de absolver a su ejecutor. Eso se llama Síndrome de Estocolmo: hay mexicanos hoy en día que al parecer han “comprendido” a su captor y han adoptado sus objetivos.

Porque mientras gran parte de los connacionales vive en el México del “no pasa nada”, para los estadounidenses todo es parte de un plan, y lo siguen de manera sistemática sin dejar lugar a jugueteos. Lo he dicho antes: ya es tiempo de aprender a tratar con este tipo de socio.

A esos que tratan de hacer ver “amigables” a los que nos robaron la mitad del territorio no hay otro nombre que se les pueda dar: traidores a la patria; pero, desistiendo de las buenas formas, bien podríamos llamarles idiotas.

Y esto que apunto no solo es por el pasado tormentoso que nos desune a las dos naciones, sino también por el presente opaco que se vive. Resulta que en el marco del Plan Mérida, el gobierno mexicano recibe millones de dólares de EE.UU. para el combate al narcotráfico, pero este año no recibirá la partida completa debido a que según el gobierno estadounidense México no ha cumplido en materia de Derechos Humanos, y yo me pregunto: ¿están ellos defendiendo estos Derechos Humanos que refieren al avivar el fuego en Siria? Son ellos los primeros en transgredir el Derecho Internacional; impongámosles un visado especial mientras reconsideran su actuar.

En todo caso no importa su dinero, nosotros podemos combatir con leyes inteligentes lo que ellos solo pueden hacer con armas; claro, mientras la violencia este del lado de nuestra frontera para ellos resulta muy cómodo. Obvio, estas leyes no las hace nuestro congreso por la presión de los Estados Unidos, pero sobre todo, porque no se cuenta en la ciudadanía con una base fuerte, no existe un apoyo popular que respalde una acción soberana del gobierno.

En cambio, lo que existe es gente que ve en los Estados Unidos un ejemplo, ve en el aprender su idioma un gesto de ascensión, en lugar de otorgarle a esa lengua el lugar que le corresponde: el inglés es solamente el idioma de los comerciantes y con ese interés se le debe abordar. Bien sabido es que si uno pretende escribir una buena obra literaria lo mejor que puede hacer es hacerla en español.

“Con que el amo no sea tan malo” piensan muchos, “con que la bestia este calmada”. Pero se olvidan del potencial de este país. México está llamado a ser el más grande, y en ese sentido no puede ni debe seguir obedeciendo dictados tan solo por la amenaza de invasión.

Que se queden con su Plan Mérida, que se sirvan de otros, que sepan que aquí esta una nación que por fin ve en la educación un instrumento de emancipación, estabilidad y desarrollo. Que retiemble en sus centros la tierra. Viva México.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s