El nacionalismo como vía

Lamento mucho decir que no estoy equivocado. Ojala el mundo no se moviera y las cosas fueran color de rosa, sin embargo, Estados Unidos no descansa en su dominación del planeta y en la denostación de formas distintas de pensamiento. Lo que realmente me molesta no es que Estados Unidos sea una potencia, lo que en verdad molesta es que México todavía no lo sea.

El problema con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) no es que mantenga una cierta influencia en varios países del mundo, el problema es que México no tiene una agencia que intervenga en otros países y determine el curso de otros pueblos. Eso es lo molesto. El problema no es que Estados Unidos tenga territorios allende sus fronteras, como Hawái y Alaska, el problema es que nuestros congresistas no se están pronunciando por extender una invitación a Cuba o Puerto Rico para que sean adheridos como estados a la República, Cuba por vivir la opresión de un régimen supresor de las libertades, Puerto Rico por ser un protectorado y vivir de rodillas bajo el yugo de EE.UU.

El problema, pues, no es que los gringos dominen el mundo, el problema es que nosotros, los mexicanos, no lo estamos dominando. Jamás ha existido un robo de territorio tan vergonzoso como el que se puso en práctica contra México en 1846, cuando tras año y medio de guerra, nos robaron más de la mitad de nuestras tierras, violando todo derecho internacional, violando los tratados de fronteras existentes, ultrajando a una nación libre y soberana. Por esto, se equivoca quien diga que Estados Unidos es nuestro amigo ya que ellos sólo son nuestro socio comercial. No amigos, si socios.

Y esta gente de este tiempo, ¿qué tiene en la cabeza?, ¿es que no le ofende la subordinación a los caprichos de un país hegemónico? Es una ofensa para nuestros héroes y nuestra historia el que haya personas que alaban y justifican al agresor gobierno estadounidense. Me queda claro que ignoran, porque no hay una campaña permanente de valores cívicos, campaña por la cual me pronuncio y de la que seguramente te he hablado si es que nos conocemos personalmente. Si me conoces, ya te habrá tocado que te hable sobre identidad nacional y sobre la importancia de la educación como herramienta de emancipación de nuestra nación, si bien chingo con eso es porque bien sé que lo único constante es el cambio, y si México no se prepara para los cambios, Estados Unidos si lo hará.

Por ello, es necesario enarbolar el nacionalismo para, de entrada, hacer dos cosas: por un lado, llevar a México a las posiciones que jamás ha alcanzado, y por el otro, para hacer frente, contrarrestar, anular y revertir, la influencia estadounidense en nuestra política; porque el enemigo no es el PRI, el enemigo es quien determina las decisiones políticas desde fuera de nuestro país.

Es tiempo de hacer grande a México de nuevo, nuestra República debe ser ejemplo de libertad e igualdad para el mundo. Pero para lograrlo no necesitamos a los cobardes, a los traidores, o a los que abogan por la paz, porque si México desea obtener una nueva posición en el concierto de naciones, debe estar dispuesto a todo. El nacionalismo como vía para la grandeza de México es lo que he venido levantando como bandera desde hace años y no ha sucedido otra cosa más que el refrendo de mi razón por parte de la providencia.

Connacionales, recordemos que las grandes potencias mundiales, lo son gracias a impulsos nacionalistas que el algún momento de su historia se dieron, por eso no se desmotiven si convoco a recobrar nuestra grandeza y dignidad de una forma disciplinada, porque sólo así lograremos estar por encima de todo.  Aunque pesen etiquetas sobre el nacionalismo, no debemos permitir que las mismas nos confundan, porque si a algo le temen los Estados Unidos es a que los ciudadanos tomen conciencia de su identidad nacional, por ello han de descalificar cualquier intento en ese sentido. El nacionalismo es, pues, la única vía para la grandeza de México.

No olvidemos que los gringos siempre tratan de dividirnos, no olvidemos que nos robaron la tierra, no olvidemos que han provocado las crisis económicas que tanto daño le han hecho a nuestras familias, no olvidemos que ellos siguen siendo esclavistas y que no pueden ver a las personas viviendo en paz, no olvidemos que ellos venden armas y fabrican guerras, no olvidemos que su inversión militar es superior a la de todos los países del mundo juntos, no olvidemos que no nos permiten hacer las leyes que el país necesita, no olvidemos que ellos nos ven como a inferiores, no olvidemos que cuando México era un imperio, recién se independizó de España, Estados Unidos influyó en nuestra política para quitarle el poder a la creciente y promisoria nación que surgía en el escenario internacional, quitándonos las alas y frenando nuestra grandeza desde el mismo momento de nuestro nacimiento como país.

Pero sobre todo, no olvidemos que somos capaces, que estamos predestinados, que Dios está con nosotros, no olvidemos tampoco que el futuro es nuestro y nos acercamos a el cada vez que construimos, no olvidemos que un día esas tierras serán nuestras, negociaremos con ellos así como ellos negociaron con nosotros. JAMAS OLVIDEMOS QUIÉN ES EL VERDADERO ENEMIGO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s