Los líderes de Norteamérica, Peña Nieto incluido

No nos fue nada bien en el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte (#CLAN2016), entre la corbata del presidente Peña Nieto y la réplica sobre populismo que se anotó Obama, se dejan ver cuestiones de fondo que no hay que tomar a la ligera.

Primero, de la reunión trilateral, donde además del presidente de México participaron Justin Trudeau, Primer Ministro del Canadá, y Barack Obama, presidente de Estados Unidos, quedará para el recuerdo esa foto en la que los three amigos caminan juntos teniendo como fondo un mar de banderas de los países norteamericanos. En esta foto en cuestión no sólo se observan los íconos de cada país –sus banderas–, sino que se pueden ver las corbatas de los mandatarios emitiendo un mensaje: el color, expresando, de alguna manera, la nacionalidad de cada uno.

Trudeau, el anfitrión, con su corbata roja, cosa lógica dado lo rojiblanco de la maple, y Obama, el mosca muerta, con su corbata azul, expresaban así la representación de sus sociedades. Pero Peña, con su corbata con franjas diagonales en rojo y azul expresaba la sumisión a los dictados de los poderosos, la rendición de un pueblo ante las potencias militares. Sencillamente, ¡dónde carajos dejaron la corbata verde!

Por más amable que pueda parecer Obama, sigue siendo el comandante en jefe del ejército más poderoso del mundo y defiende los intereses de las compañías trasnacionales más poderosas; esas mismas compañías que recomendaron la Reforma Energética a nuestro país para seguirse enriqueciendo ellos –los estadounidenses– mientras que a nosotros se nos disminuye el poder adquisitivo y se nos impone cierta forma de vida. ¡Hasta la corbata nos imponen! No nos engañemos, los gasolinazos no son culpa del PRI, son culpa de los Estados Unidos que nos imponen políticas donde no nos permiten construir las refinerías que nos hacen falta para potenciar el sector energético del país y llevar a la sociedad a mayores niveles de bienestar. 60 millones de pobres es una inmoralidad.

Segundo, el señor Obama no ha pecado de ingenuo cuando señaló que no estaba de acuerdo con la concepción de “populista” que Peña Nieto dio en la conferencia con los medios. Obama sabe que la prensa mexicana está dispuesta a criticar al presidente y no dudó en ponerlo sobre la cuerda floja al disentir sobre lo que de verdad es ser populista. Y aquí no estamos ante una confusión del tipo de lo sucedido con aquel “trillón en inglés, billón en español”, no, aquí Peña Nieto describió muy bien al tipo al cual se quería referir: Trump, por eso uso la palabra “demagogia”; pero Obama eligió la confusión de la ambigüedad, no aceptó la crítica a su política doméstica y decidió hacerle bulling al presidente de México.

El asunto de fondo es que, en medio de lo que sucedió y lo que no, está la gente común, la que a diario se levanta temprano a trabajar para sacar a sus hijos adelante, la madre soltera que desea pagarle una carrera a sus hijos, los campesinos que esperan que este año haya buena cosecha, el indigente que cayó en la desgracia por desventuras de la vida; todo el pueblo aguarda por un mejor presente; los ciudadanos buscan que se vean satisfechas sus demandas materiales, no están muy interesados en las grandilocuencias. Ellos, son México y México necesita, pues, nacionalismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s